Y de repente Juicy Couture vuelve a molar

View Gallery
6 Photos
Y de repente Juicy Couture vuelve a molar
#TRACKSISBACK

Juicy Couture Black Label FW16

Y de repente Juicy Couture vuelve a molar
#TRACKSISBACK

Juicy Couture Black Label FW16

Y de repente Juicy Couture vuelve a molar
#TRACKSISBACK

Juicy Couture Black Label FW16

Y de repente Juicy Couture vuelve a molar
#TRACKSISBACK

Juicy Couture Black Label FW16

Y de repente Juicy Couture vuelve a molar
#TRACKSISBACK

Juicy Couture Black Label FW16

Y de repente Juicy Couture vuelve a molar
#TRACKSISBACK

Juicy Couture Black Label FW16

El chándal más icónico de la historia

¡Ay bendita moda! Es difícil encontrar otro sector que de la contradicción y el sinsentido haga una virtud. El último absurdo que hemos recibido con alegría es el de la vuelta de Juicy Couture por la puerta grande, nada más y nada menos que “desfilando” en la Semana de la Alta Costura. ¿Juicy who? Sí hombre sí, esa marca semideportiva fundada en 1997 por dos amigas y residentes en Los Ángeles llamadas Gela Nash-Taylor y Pamela Skaist-Levy, que puso de moda el chándal de felpa a mediados del 2000, y que hasta que Vetements llamó a su puerta hace unos meses, estaba pasando por sus horas más bajas. Los chándales en cuestión -nada baratos, por cierto- los llevaron todas las famosas en su momento; de Paris Hilton a Nicole Richie (en The Simple Life),  pasando por Britney Spears (todavía se los pone, y hasta los saca en su app), Jennifer Lopez (los lució en varios de sus vídeos) o Eva Longoria (su uniforme oficial en “Mujeres Desesperadas”) hasta Kim Kardashian cuando apenas empezaba a salir en las revistas (de hecho por aquella época ejercía de asistente personal de Paris, ¡las vueltas que da la vida!), así como unas Kendall y Kylie Jenner preadolescentes y totalmente desconocidas pero siguiendo ya muy de cerca los pasos de su hermana. La cosa es que llegó un momento en que esos conjuntos de terciopelo en colores chillones pasaron de moda y Juicy Couture quedó prácticamente relegada al olvido, llegando incluso a cerrar todas sus tiendas en Estados Unidos como consecuencia de la venta de la compañía por parte de su empresa matriz, Kate Spade & Company –antes Fifth & Pacific Companies–, al gigante Authentic Brands Group.

¡Páralo Paul! ¡He aquí la foto!
¡Páralo Paul! ¡¿Cómo se os queda el cuerpo con esta foto de unas casi irreconocibles Kendall y Kylie?!

Juicy Couture Black Label (y sus colaboraciones de “lujo”)

En la última década Juicy Couture ha estado luchando por salir a flote a base de diversificar su oferta y posicionarse en el mercado, sin acabar de encontrar su sitio. Su cambio su estrategia se hizo efectivo en 2014 y hoy por hoy su diseño vuelve a estar enfocado a la consumidora de tendencias de la mano de su línea Black Label. De hecho lleva varias temporadas contando con los servicios de la estilista Carlyne Cerf de Dudzeele y la dirección artística de reputados fotógrafos, para sus campañas. Esta primavera lanzaba The Behati Prinsloo x Juicy Couture Black Label Collection (Behati es la nueva musa de Juicy), una colección que de estar muerta del asco en las tiendas (y online) seguro que pasa en breve a venderse como churros. Además también se ha apuntado a eso de las colecciones cápsula aliándose con los grandes almacenes de lujo Bloomingdale’s para comercializar una edición limitada de su icónico chándal.

El velour tracksuit en la era de Vetements: así se lleva el nueva chándal de felpa

La oferta de colaboración de Vetements le ha servido principalmente a Juicy Couture para revalorizar su imagen en los circuitos de moda. De hecho ha aprovechado tan inteligentemente el tirón, que su campaña de otoño-invierno 2016 gira en torno a su nuevo estatus de marca más cool del momento (con permiso de Demna Gvasalia).

#TRACKISBACK

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>